Bienvenid@ a SuperCollectors.es: Tienda de referencia en Trading Cards de Fútbol, NBA y NFL

Han existido varios fabricantes de trading cards, a continuación se detallan los más significativos de la historia y su situación actual en el mercado.

 fleer

The Fleer Corporation, fundada por Frank H. Fleer en 1885, fue la primera compañía en producir satisfactoriamente chicles. Para seguir siendo líder en el sector, Fleer empezó a regalar trading cards juntamente con sus productos y vista la gran aceptación, empezaron a producir trading cards de football en 1960. A partir de allí tuvieron mucho éxito, sobre todo en los ’90s, ya que utilizaban nuevas técnicas de impresión que daban a sus cards efectos innovadores y revolucionarios.

En 1995 adquirieron a un competidor, Skybox International, fue cuando llego a ser líder en el sector, pero no duraron demasiado, ya que en 2005 fue declarada en bancarrota y ganada en subasta por Upper Deck por $6.1 millones de dólares. Es curioso que un año antes de su bancarrota, Fleer recibió una oferta de compra por parte de Upper Deck por $25 millones, que rechazaron.

Fundada en 1989 originalmente como Impel Marketing, aunque en 1990 cambió su nombre por el de Skybox International. Produjeron cards de la NBA y de la NFL, sacaban al mercado como mínimo un set nuevo al mes. En 1995 fue absorbida por Fleer, que siguió produciendo colecciones bajo la marca Skybox. Los derechos los posee actualmente Upper Deck, que adquirió a Fleer en 2005.

Upper Deck es la empresa de trading cards por excelencia, tiene más colecciones y cards que ninguna otra. Se fundó en 1988 y tiene su sede en Carlsbad, California. Siempre ha destacado por su innovación y fue la primera compañía en tener licencias para producir cards oficiales de la NBA, NFL y NHL. Además fueron los primeros en fabricar cards con trozos de camisetas utilizadas por los jugadores en partidos oficiales y también cards autografiadas personalmente por los mismos. Gracias a todo esto, revolucionaron el mercado y el hobby, posicionándose como la compañía favorita para la mayoría de coleccionistas.

En 2005 adquirió la antigua marca Fleer y se quitó un competidor más de en medio. Mantenieron varias colecciones bajo el nombre de Fleer utilizándola como reclamo. Entre las colecciones más conocidas de Upper Deck destacan las SP Authentic, SP Game Used, Black, SPx y el producto de más calidad y más caro de todos: Exquisite Collection, la primera colección de alta gama. Otra de las claves del éxito de esta empresa es que tiene en contrato exclusivo a algunos de los mejores deportistas de la historia, como es el caso de Michael Jordan, LeBron James, Albert Pujols, Derek Jeter y Tiger Woods.

Su historia cambió drásticamente en 2009, cuando Topps consiguió los derechos exclusivos para fabricar cards de la MLB, y por si fuera poco, en 2010 cuando Panini America consiguió los derechos exclusivos de la NBA. Además, Upper Deck no llegó a ningún acuerdo con la NFL, con lo que a partir de entonces Upper Deck solo pudo producir cards con licencias de las universidades o Institutos, es decir, por ejemplo, Michael Jordan aparecía con la camiseta de la Universidad de North Carolina y no con la de los Chicago Bulls. Este tipo de producto College no suele tiene mucha aceptación entre los coleccionistas, pero es que unos años más tarde, Panini America les quitó la licencia de la NCAA. Es por las causas indicadas que Upper Deck está casi desaparecida en el mercado de deportes, centrándose a día de hoy en vender memorabilia firmada (pelotas, camisetas, botas, etc.) por las grandes estrellas que tiene bajo contratos exclusivos.

En 2014 adquirió los derechos de la Euroleague, sacaron 2 colecciones en años consecutivos sin el resultado esperado.

Fundada en 1938, con un inicio parecido al de Fleer, Topps se dedicaba a producir caramelos y chicles, de ellos son los famosos Bazooka. Empezaron a producir cards en 1951 aunque después dejaron de fabricarlas durante una larga temporada. En 1992 retomaron la producción, llegando a ser uno de los fabricantes preferidos por los coleccionistas y destacando con colecciones interesantes como Topps Chrome y Bowman Chrome. No producen cards de la NBA desde 2010.

Actualmente producen cards de la MLB y de la Champions League, de los cuales tienen los derechos exclusivos, así como de Formula 1, WWE y Star Wars.

Press Passs, fundada en 1992, han producido cards de la Nascar, football y basketball, estas últimas solo con licencia universitaria. Ha fabricado pocas colecciones, eso si, es la única empresa que puede decir que todas sus firmas son on-card, es decir, directamente autografiadas sobre la card, no en sticker.

 

Leaf Trading Cards, fue fundada en 2010 y establecida en Dallas, Texas. Produce trading cards pero sin licencia, solo con derechos de imagen del jugador en cuestión. Sólo ha sacado al mercado pocos productos, que no han tenido demasiada aceptación dado su diseño pobre. Destacar que también producen cards de Muhammad Ali y de Family Guy.

Panini America forma parte del grupo Panini que lleva más de 50 años en activo, con sede en Módena, Italia. Es una empresa muy conocida en Europa pero hasta hace poco, totalmente desconocida en los Estados Unidos. En 2010 Panini entró en el mercado de trading cards, y lo hizo a lo grande, adquirió la licencia en exclusiva para producir trading cards de la NBA, además compró a otra compañía histórica, Donruss, y de esta forma adquirió el know-how y maquinaria especializada.

Los dos primeros años en el sector fueron flojos a nivel de calidad, aunque desde entonces han mejorado de forma sustancial escuchando las sugerencias y opiniones del público objetivo. Por otro lado, hay algunos coleccionistas que dicen que Panini ha destrozado el coleccionismo, ya que se podría decir que tienen el monopolio en la actualidad. Panini también tiene en exclusiva a varios jugadores, destacando por encima de todos a Kobe Bryant.

En resumen, la tendencia en los últimos años ha sido que las empresas han intentado buscar y asegurar su nicho de mercado a base de contratos exclusivos con las ligas y/o jugadores estrella, con lo que al final el que acaba más perjudicado es el coleccionista, que ve poca o nula competencia dentro de un mismo deporte. Claramente una mayor competencia y libre mercado favorecería mejores precios y mayor calidad de los productos.